El piropo también es agresión

 

 

Pongámonos en el lugar de otra persona, ¿Qué sentiría un hombre si viviera lo que viven millones de mujeres en las calles, que tienen que lidiar con piropos que incomodan?

Siguiendo las palabras de Claudia Ayola, experta en violencia, “Cuando uno habla de violencia sexual, las personas tienden a pensar sólo en la violación o acceso carnal. Existen muchas formas de violencia sexual: algunos piropos son violentos, algunas miradas, la manera como algunos hombres se aprovechan para tener contacto físico con una mujer sin su consentimiento, por ejemplo en los autobuses. El acoso sexual es violencia sexual también, y suele ser frecuente incluso en el ambiente laboral”.

Hay expresiones que, escondidas detrás de la palabra “piropo”, pueden ser agresiones verbales. Hay palabras que nos degradan y ofenden, ya que se nos califica como mercancía y no como personas.

Con este tipo de violencia se da un fenómeno curioso, ya que se nos trata de convencer de que son halagos, que para nada son ofensivos, a pesar de que nos incomoden, ya que asociamos la mayoría de las veces la agresión verbal sólo con los gritos. Sin embargo, a la mujeres también se les puede agredir con palabras jocosas que se estén diciendo con una sonrisa.

Ahora vamos con aquello de: “Qué exagerada eres, que sólo es un piropo, si te tienes que sentir alagada”. De hecho, muchas mujeres pueden sentir y manifestar agrado cuando reciben algún tipo de palabra en este sentido. Bien, pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que dos de cada tres mujeres en el mundo son violentadas en algún momento de su vida. Que existen múltiples tipos de comportamiento agresor y que no todos son físicos. Por tanto, calificar los piropos como violencia y acoso sexual callejero no es una exageración.

Y es que especialistas en la materia y organismos internacionales coinciden en que constituye violencia cualquier acción ejercida contra una persona contraria a su voluntad, produciéndole desagrado, molestia, incomodidad, angustia y/o sufrimiento. Precisamente incomodidad, molestia y desagrado son las sensaciones que muchas mujeres describen al recibir un piropo. De hecho, el acoso sexual se define por el miedo y la incomodidad.

El piropo como acoso sexual callejero entra en dos de las categorías de violencias descritas por el famoso sociólogo noruego Johan Galtung: la violencia directa, que comprende aquellas conductas de violencia física o verbal, y la violencia estructural, aquellas situaciones de explotación, discriminación, marginación y dominación que se perpetúan en la estructura social.

Si pensamos un poco, ¿en razón de qué un hombre desconocido tiene autoridad para decirte a ti algo sobre tu imagen o tu cuerpo? En este caso, en razón de un sistema, lo que denominamos “patriarcado”, que hace que los cuerpos de las mujeres puedan ser accesibles sin el consentimiento previo, en este caso a través de la palabra.

junio2014PiroposAgresión

Legislación anti-piropo.

En 2011 se planteó en España la posibilidad de elaborar un protocolo de atención a las mujeres receptoras de piropos en la vía pública, contemplando penas de cárcel y sanciones de hasta 3.000 euros. Sin embargo, no se llevó a cabo, de manera que las denuncias en este sentido suelen quedar impunes o ni siquiera son consideradas, y muchas mujeres ni se plantean la posibilidad de denuncia porque sigue sin entenderse como violencia de género.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s