Escepticismo y Violencia de género: de ranas y bofetadas

Hay muchas maneras de explicar la violencia de género. Sin duda, la más completa es el “ciclo de la violencia de género” pero aun así, aunque expliquemos todas sus fases y hagamos pedagogía, siempre tendremos escépticos y escépticas, gente que habla de la violencia de género como una ciencia exacta, que solo conocen el ensayo y error, de “un golpe y adiós”.

Para ellos y ellas también hay una manera, más sencilla y gráfica de entenderlo. Aquí es donde entra la explicación de la rana hervida:

rana-en-caldero-hirviendo

Prueba #1. Si hervimos agua en una cazuela y echamos dentro una rana viva, ¿qué pasará? y ¿cómo reaccionara el animal? Antes de que corran a hacerlo en casa, les confirmamos lo que a priori podrían pensar: huye. La rana saltará y huirá de la fuente de calor.

Pero, ¿y si lo hacemos de otra manera?

Prueba #2. Preparamos la cazuela con agua del tiempo, introducimos la rana en ella y, entonces, ponemos la cazuela al fuego. ¿Qué hará la rana? Pues la rana estará tan cómodamente dándose un baño, irá notando cada vez más calor y puede que no comprenda, llegado el momento, qué son esas burbujas que la rodean en el agua, luego… bueno, luego o bien la rana sale con ayuda o pasará a ocupar uno de esos titulares que tanto le gusta a la prensa de hoy día.

titular1
Pasemos ahora de la lógica del experimento que acabamos de hacer a la realidad.

Ninguna mujer que se presente en una cita a ciegas con un hombre, si éste la saluda con un bofetón o puñetazo, se quedará, se sentará y comerá el menú completo de dos platos y postre en su compañía. Pero si este hombre ejerce violencia psicológica sobre ella, la separa de su red de apoyo (amistades, familia…) y consigue que sus palabras le duelan tanto como un golpe, el día que comience la violencia física ella no sabrá reaccionar, no comprenderá qué ha ocurrido, cómo ha llegado a esa cazuela llena de agua en ebullición.

Expuesto esto, lanzamos un mensaje a esas mentes preclaras y escépticas del mundo: dejemos de culpar a las víctimas de violencia de género, dejemos de juzgarlas, dejemos de presionarlas.

Para la redacción de este post ninguna rana ha resultado herida, pero sí, puede ser que los escépticos y escépticas, con sus frases de cuñado de barra de bar, sus preguntas hirientes y prejuicios sobre la violencia de género,  frenen a aquellas mujeres que la sufren, aumenten su dolor y la temperatura de su situación.

Notas sobre las imágenes:

  • La imagen principal del artículo “rana-hervida” ha sido extraída de la siguiente página web.
  • La imagen “rana en caldero hirviendo” ha sido extraída de la siguiente página web.
Anuncios

Un comentario el “Escepticismo y Violencia de género: de ranas y bofetadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s