La música, un lenguaje con gran poder en la juventud

 

Las y los adolescentes construyen su identidad a través de la ropa, el peinado, el lenguaje,… y, por supuesto, a través de la música. Además, en esta etapa de la vida somos propensas a ser influenciadas por los nuevos estilos musicales.

La música ha desempeñado, a lo largo de la historia un papel importante en el aprendizaje y cultura, pudiendo influir en las costumbres y emociones de las personas. Y en las y los adolescentes influye a grandes niveles. Por ello, creemos importante tratar la imagen que, en muchos estilos musicales, se presenta de las mujeres.

Uno de los estilos más marcados, donde la mujer es utilizada por el hombre con la finalidad de conseguir una satisfacción sexual, es el reggaetón. En muchas ocasiones, el acto sexual es de gran importancia llegando a hacer de éste, el tema principal de la canción. Se enmarca en dos ejes: ¨mujer¨ y ¨sexo¨.

Imagen

El reggaetón nació del cambio intercultural entre Panamá y Puerto Rico como adaptación al reggae jamaicano en los 80. Más adelante se realizaron unas adaptaciones de reggae latinoamericano en Panamá y por los 90 comenzaron los primeros tracks de reggaetón, pero comenzaron bajo el nombre de música de underground. A partir del año 2000 se extendió en Colombia, sobre todo entre el público infantil y juvenil.

Este género musical tiene una gran carga machista. Tanto en el lenguaje utilizado como en el mensaje que nos transmite.

Se utilizan palabras con doble sentido para crear ambigüedad a quien lo escucha. Debido a ello y por algunos términos de traducción compleja, se creó un diccionario para traducir dichas letras. Por ejemplo: Gato o gata seria muchacho o muchacha; janguear: “Hanging out”, en inglés, salir, pasear con el corillo. ¨Loba¨ corresponde al campo semántico mujer. La caracteriza como animal salvaje y peligroso.

 

Vamos a ver todo ello con un claro ejemplo. Una canción muy conocida por el grupo de adolescentes:

De noche mi gatita sale loba, loba, loba

le gusta si la soba soba soba

no es tímida va a toa toa toa

esa gata yo me la como toa.

OK mi gata no discrimina y me encanta porque es sata,

también me gusta cuando se pone si se arrebata,

mi lobita mata, su booty desbarata,

y ese movimiento erótico que te atrapa.

Me la estoy soñando, la estoy pasando bien,

me gusta ver cómo te tocas completa bebe,

ok tengo miel y tengo to los poderes,

y un polvito mágico que hace que tu sentido altere.

Ella es otro nivel, ella es otra cosa,

hablándole en la noche se pone peligrosa,

se va en un viaje al cielo y me la toca ok (Carnal, 2012).

Como podemos observar al leer la letra, muchas palabras no poseen un significado conocido y llevan a confusión. Pero al final, el mensaje es claro: la mujer despierta gran deseo sexual en el hombre, es lo que predomina en todo el track (“esa gata yo me la como toa¨, ¨ y ese movimiento erótico que te atrapa¨). Además de una dominación y subvaloración de la mujer (¨ok tengo miel y tengo to los poderes, y un polvito mágico que hace que tu sentido altere¨, ¨ se va en un viaje al cielo y me la toca ok¨). Y todo ello consentido por ella, pues se la adjudica el rol de objeto sexual sin protestar. Es un modelo mental muy difundido en nuestra sociedad. 

Estas canciones refuerzan los conceptos machistas de la mujer como objeto sexual y de la práctica sexual sin prudencia.

Desde la adolescencia debemos ser conscientes de este tipo de violencia que sufrimos las mujeres, para evitar la discriminación social y el deterioro de la imagen de las mujeres y la falta de respeto hacia nuestro cuerpo y hacia nuestra decisión.

Os invitamos a enviarnos a grabatelo@mujeresjovenes.org canciones que consideréis que minusvaloran a las mujeres para poder hacer un manual de canciones machistas.