Pacto de Estado Contra la Violencia De Género: Comparecencia en el Senado.

El pasado lunes 12 de junio de 2017, nuestra Coordinadora Técnica y ex-presidenta, Maje Girona Magraner, tuvo la oportunidad de comparecer en el Senado como portavoz de Federación Mujeres Jóvenes en la Comisión de Igualdad para el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, para la elaboración de estrategias contra la violencia de género. Fue un enorme placer defender estos puntos que como mujeres jóvenes nos​ preocupa y mucho:

Comparecencia Senado. Ponencia

COMPARECENCIA EN EL SENADO

Comisión de Igualdad para el Pacto de Estado Contra la Violencia De Género

La presente comparecencia pretende abordar seis líneas estratégicas de acción dentro del Pacto Estado Contra la Violencia de Género que tengan en cuenta las cuestiones relativas al derecho a la dignidad humana (artículo 1), el derecho a la integridad de la persona (artículo 3), el principio de no discriminación, incluida la ejercida por razón de sexo (artículo 21), el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres (artículo 23), todos ellos pertenecientes a los títulos I «Dignidad», III «Igualdad» de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Las múltiples violencias ejercida as contra las mujeres por el hecho de serlo, constituir una de las mayores violaciones de los derechos humanos que atenta contra los derechos fundamentales como los que esta comparecencia quiere visibilizar: vida digna, integridad física y mental y derecho a la salud, socavando el principio básico de la igualdad.

Necesitamos dar una respuesta a este nuevo escenario de las violencias machistas, y para ello precisamos de una serie de medidas que garanticen la protección de los derechos de las mujeres y una reforma legislativa que implementa nuevas políticas y líneas de acción eficaces para trabajar en pro de una sociedad igualitaria y contribuyendo a la erradicación de estas violencias.

Desde Federación Mujeres Jóvenes centramos los puntos desde algunas reformar legislativa y la implementación de políticas que se centren en la sensibilización, información y formación.

  1. Regulación de la cosificación del cuerpo de las mujeres en las nuevas tecnologías y medios de comunicación para erradicar las violencias corporales. Para ello proponemos una serie de medidas claras y concisas para erradicar el trato machista que reciben las mujeres en estos canales de información (Spots publicitarios, RRSS, Series, Películas, Marketing)
    1. Elaboración de protocolos que permitan realizar, asesoramiento, seguimiento y evaluación con expertas/os para detectar cualquier uso impropio del cuerpo de las mujeres. de los mensajes y campañas.
    2. Concienciacion colectiva. Pensamos que tanto los medios de comunicación como las nuevas tecnologías son canales de potencia e impacto social que pueden contribuir a adquirir mayor conciencia en lo que refiere a los discursos de odio y actitudes machistas contra los cuerpos, especialmente el de las mujeres.
    3. Establecer acuerdos con los medios de comunicación estatales y autonómicos, y especialmente de titularidad pública para controlar los mensajes y el contenido de las series, películas u otros programas de entretenimiento que van en contra del principio de igualdad.
    4. Realización de una guía de buenas prácticas para el sector de las tecnologías de la información y profesionales de los medios de comunicación con perspectiva de género para garantizar un adecuado tratamiento de los contenidos y apoyando esta medida rechazando cualquier mensaje que banalicen o inciten a burla o violenten a las mujeres.
    5. La urgencia de que el ejercicio de acción de cesación de mensajes y publicidad ilícita de las mujeres sea un hecho de facto. Disminuir los obstáculos y facilitar las denuncias ante una situación como esta.
  1. Regular la hipermedicaliacion en las mujeres jóvenes (maltrato institucional del sistema sanitario) especialmente los relacionados con estados emocionales.

En este sentido y dado la gravedad que este panorama ostenta, tal y como afirma la OMS: La depresión es una de las patologías que más se observa en atención primaria. En los próximos 15-20 años será la segunda causa o enfermedad psiquiátrica más grave a la que atender.

Es lícito que este punto contempla la mala praxis médica a un mal Trato o violencia psicológica. No trata la cuestión de fondo.

  1. Violencia/maltrato psicológica/físico
  2. Son adolescentes con problemas de acoso escolar/homofóbico.
  3. Son adolescentes que reciben maltrato familiar o abuso.

Actualmente se cuenta con el “Protocolo común para a actuación sanitaria ante la Violencia de Género” de 2012 elaborada por el MSSSI y que ha sido adaptado en varias CC.AA. Se hace necesario que estos protocolos incluyan un enfoque más diverso y que atienda a estas cuestiones relacionadas con la juventud, la diversidad sexual.

Con esta medida se garantizará que las y los profesionales servicios de salud, vía privilegiada para la detección de situaciones de violencias contra las adolescentes, especialmente las consultas de atención primaria, cuenten con herramientas eficaces que les permita detectar estas situaciones.

La hipermedicalización es solo la punta del iceberg.

Por eso pedimos que se recoja en la modificación de ley un apartado que centre la necesidad de una atención sanitaria con perspectiva de género que englobe estos supuestos y evitar que se haga un mejor diagnóstico y que los tratamientos de las adolescentes no se centren solamente en una medicación basada en ansiolíticos y depresivos,  tengan un Trato y atención especial que garantice su estado de bienestar y preserve y respete el derecho a la salud en el más alto nivel, como dicta la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Tras el fin de estos objetivos, se elaboraron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por el grupo de trabajo de la Asamblea General de la ONU. Dos de estos objetivos tienen especial vinculación con este estudio:

“Objetivo 3 Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”

“Objetivo 5 Lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas.”

Si un sistema sanitario no tiene en consideración las cuestiones relativas al objetivo 5, el trabajo por la igualdad y el empoderamiento quedará indefinido.

Diseñar protocolos de actuación para establecer recursos que ante un malestar de las mujeres no se tome la vía fácil de la medicalización sino que se repare en la dimensión global del problema, y que el sistema de salud esté preparado para hacer frente a los malestares de las mujeres que encierran maltrato psicológico/físico, acoso de ámbito educativo, familiar o laboral.

La necesidad de obligar que en los estudios e investigaciones relacionados con la temática exista datos desagregados no solo por sexo, también por clase (feminización de la pobreza) y motivo de la consulta.

  1. Una modificación de Ley para incluir el Acoso Callejero tipificando el abuso verbal callejero como delito.

En el acoso callejero forma parte la violencia psicológica, entendida como la conducta verbal (o incluso no verbal) que atienda amenazas, humillaciones, coacciones u otros comportamientos que resulten violentes a las mujeres, legitimando el poder de los hombres e invadiendo el espacio público de las mujeres, llevándolas a situaciones de estrés, desvalorización o limitándoles el espacio público.

Para nosotras es realmente importante atender a estos machismos ya que puede ser un auténtico martirio y limitador de la libertad de las mujeres, también aquellos acosos motivadores por diferentes cuestiones como el género y la orientación sexual.

Protocolos de calle que permitan identificar estas agresiones y dar una respuesta eficiente a las violencias en la vía pública contra las mujeres, especialmente las adolescentes.

Conocemos casos como ya lo han incorporada como:

Portugal (2016): Un delito cuyas penas pueden ir de los 120 euros a una multa hasta un año en prisión. Y hasta dos, cuando el acoso es a un menor.

Bélgica (2014): fue pionera en poner sanciones específicas para el acoso verbal.

Está tipificado el delito de acoso. La figura del acoso creada por el nuevo Código Penal ya se criminalizó en Estados Unidos en los 90 y está regulada en países de nuestro entorno. Se refiere a situaciones como la de alguien que envía insistentemente cartas, regalos, sms, y agobia al receptor.

Esta es una medida drástica pero nuestra experiencia nos dice que necesariamente necesitamos la educación como pilar fundamental para evitar con el acoso verbal callejero. No sólo a mujeres, también a colectivos como LGBTIQ+, y otras minorías.

Unido a esto trabajar con las mujeres para evitar la autoculpa: Son actos pueden transformar la vida de las mujeres llegando incluso a cambiar su forma de vestir y de moverse. Doble discriminación: Ser mujer y ostentar carga de culpa y responsabilidad.

Acciones y propuestas concretas:

  1. Campañas para la sensibilización (Ejm: Manspreading)
  2. Actividades de sensibilización en institutos y colegios de manera no puntual. Hace falta seriedad y continuidad para que los centros escolares incluyan en el currículum educativo actividades destinadas a tal fin con evaluación y seguimiento a lo largo del curso escolar. Pero para ello se necesita la ayuda institucional.
  3. Actividades por obligación y no por opción.
  1. Atención, seguimiento y acompañamiento específico a mujeres jóvenes víctimas de la violencia de género.

La situación de las mujeres jóvenes víctimas de género tiene un agravante especial y delicado. Una doble discriminación: ser mujer y joven. Motivo por el que pensamos que frente a una situación de maltrato o acoso la atención, necesitamos protocolos específicos de acción, seguimiento y acompañamiento para dar una respuesta integral a la demanda de las jóvenes.

También consideramos necesario que los ámbitos que atiendan y ofrezcan información como el policial, judicial o servicios sociales deben ser formados en violencia de género en situaciones específicas, los casos de violencia se gesten en jóvenes y adolescentes.

Por la particularidad de la edad y la susceptibilidad a la que se encuentran, también consideramos la atención a la reparación del daño. Para ellos y atendiendo a os traumas ocasionados es indispensable que los modelos de informes se unifiquen y se eviten dar pasos inecesarios. La lenta y a veces larga burocracia puede llegar a ser un grave condicionante para el empeoramiento del estado físico y psíquico de las más jóvenes de la misma forma lo llevaríamos a la recogida y sistematización de datos y elaboración de la evaluación para su posterior intervención.

A este punto hacer mención a la especificidad del tratamiento cuando estas adolescentes además pertenezcan a etnias o nacionalidades diferentes, provengan de clase sociales bajas (el empobrecimiento de las mujeres es otro factor a tener en cuenta), tengan alguna diversidad funcional u otra circunstancia que impliquen posiciones de desventaja. Esto nos preocupa por el hecho de que hablamos de mujeres jóvenes y la multiplicidad de factores determinantes y condicionantes. Mujeres en el arranque de su vida y que precisaran de un apoyo y tratamiento muy delicado. La mala praxis en esta edad puede afectar en el desarrollo vital de su futuro.

  1. Formación en universidades

Este es otro de los temas que nos preocupa muy considerablemente.

Es urgente la incorporación de género en los presupuestos universitarios. Para nosotras no es un gasto económico sino invertir eficientemente en el trabajo contra la violencia de género.

Compromiso firme en las políticas de igualdad y una apuesta por transversalizar la perspectiva de género a todos los ámbitos, incluido el presupuestario.

Si bien es cierto que puede generar cierta polémica en el debate político, creemos que es hora de pensar en medidas de acción positiva para favorecer el argumento y presencia de mujeres catedráticas y titulares. Aún hoy nos encontramos en una posición desigual a pesar de que sabemos que son más las mujeres las que finalizan estudios universitarios.

Nos preocupan los recortes del Ministerio de Hacienda en las subvenciones que el Instituto de la Mujer destinaba a estudios feministas hizo perder la oportunidad de que la igualdad estuviera presente en las aulas universitarias ya que la formación en género sigue siendo una de las grandes ausentes de las carreras.

Esto también afecta a las charlas, talleres o seminarios que anteriormente se hacían con ayudas y que ahora será difícil llevar las a cabo.

  1. Modificación de ley donde se consideren las grabaciones en baños y vestuarios de mujeres violencia machista.

Vacío legal en el código penal. Atenta contra la integridad y la intimidad de las mujeres.

Actualizar las leyes en el código penal con forme a la época en la que vivimos, ya que sólo ampara a las mujeres si el agresor es el cónyuge o pareja, con o sin convivencia.

Noticias de sobre grabaciones a mujeres en baños y vestuarios, entre otros, en: Tafalla y Beriáin (Navarra), Bizkaia, Extremadura, Alicante, Valencia, Toledo, León, Madrid.

Como punto transversal, creemos que todas estas cuestiones de ampliación de los supuestos de violencia machista deben ir de la mano de las autonómicas, ya que pueden ocasionar un conflicto con las leyes estatales.

La implementación y aplicabilidad del pacto de estado necesariamente tiene que revisar las políticas de igualdad autonómicas.

 

Veremos que aportaciones se incluyen, el plazo para la conclusión de sus trabajos de la subcomisión para un Pacto de Estado en materia de violencia de género se ha ampliado hasta el próximo 30 de junio.

Días señalados

Vamos a todas partes corriendo. Nuestros ritmos circadianos son controlados por el minutero y encajamos nuestros planes en cuanto a un calendario que no hemos diseñado. Cinco días de curro y dos de descanso, cuando hay suerte. Cuando hay suerte y tienes dos días a la semana de descanso, o mejor, cuando hay suerte y no te pasas la semana buscando un trabajo que te dé los días libres que crea convenientes. Resulta absurda la presión que nos genera el querer llegar a todo, el terminar cuando es debido, el trabajar cuando te dicen y el celebrar cuando toca.

Es absurdo querer a tu pareja un día al año, ser bondadosa con el prójimo un día al año, pensar en el medioambiente un día al año, querer a tu madre y/o padre un día al año. Tenemos un día para la religión, para la lucha contra el cáncer, el día internacional del gato, contra la discriminación, para celebrar el orgullo freaky y otro para el orgullo LGTB, para la poesía, para el agua y el síndrome de Down. Tenemos hasta la suerte de tener un día al año para ser felices, pues está claro que ser felices a diario es un lujo no al alcance de todas las personas.

También tenemos el loco privilegio de acordarnos de los derechos de las mujeres y sentirnos orgullosas de serlo una vez al año. Y repito, es absurdo. Y lo es porque nos matan a diario. Nos matan, nos pegan, nos violan, nos degradan, nos vejan, nos pagan menos, nos mandan, nos ningunean, nos tocan como si fuéramos propiedad pública, nos piropean a gritos por la calle, nos humillan y degradan, nos dicen lo que hay que hacer, cómo y cuándo; cuánto beber, comer y pesar; en qué tono de voz hablar; dónde, cómo y cuánto enseñar; qué carreras estudiar y trabajos desempeñar; nos exigen callar y esperar; nos enseñan a tragar, en todos los contextos que os podáis imaginar este verbo. Nos cosifican y hacen ver como débiles. Nos cargan con el peso de la familia y la casa sin ayuda alguna. Nos obligan a estar espectaculares y parecer perfectas siempre. Nos hacen ocultar los michelines, las arrugas, las estrías, las canas, el vello, nuestra menstruación, la menopausia y que nos cagamos encima durante el parto. Se eximen de culpa ante cualquier agresión porque vamos provocando o borrachas o solas. Nos tachan de histéricas cuando nos quejamos por algo de lo anterior.

Por eso os pido que hoy gritéis y apuntéis con el dedo lo que es machismo, pero que, por favor, mañana lo sigáis haciendo. Por ti y por todas las mujeres que no se pueden permitir el lujo de hacerlo. Y sí, ésto os lo voy a pedir todos los días del año, y no, ésto no os lo voy a pedir sólo a las mujeres.

#Grábatelo #CadaDia8M

                                                                                                                            María Zugadi.

Socia de PIPILOTA